La importancia del arquitecto o interiorista en tu reforma

Una vez decidido que vamos a apostar por una reforma, ya sea en nuestra vivienda o en nuestro lugar de trabajo, nos surge una duda existencial a la hora de decidir si contratamos los servicios de un arquitecto o interiorista para dirigir las obras o no. Existe una tendencia natural, que lleva al cliente a optar por contratar directamente a una empresa constructora, pensando que de ese modo conseguirá abaratar costes, eliminando de la ecuación la figura del arquitecto o interiorista. Esta ecuación, en el 99% de los casos, es errónea.

Pague lo mismo con el asesoramiento de auténticos profesionales

Vamos a tratar de explicar las ventajas que obtenemos al contratar la figura del arquitecto o interiorista como director de las obras, y de paso desmitificar un poco la infundada leyenda de que dicha figura, para lo único que sirve es para incrementar los gastos.

Calidad del diseño y la ejecución

Gracias a su capacidad de interpretación de los espacios, de la luz, de las orientaciones, el arquitecto o interiorista va a conseguir que el resultado de su reforma, desde el boceto inicial hasta el acabado definitivo, esté dotado de una calidad extra que de otra forma no hubiera podido conseguir, lo que le otorgará un valor añadido a su nuevo hogar o ambiente de trabajo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat